Guía de viaje Rabat

Turismo Rabat | Guía Rabat

Te va a encantar Rabat

Rabat, la capital de Marruecos, se encuentra junto al río Bu Regreg y posee una ecléctica y hermosa arquitectura influenciada por su pasado islámico, colonial francés y bereber. Se trata de una ciudad muy hospitalaria, moderna, con un aire jerárquico marcado que apreciarás al pasear por sus calles.

La ciudad, que se encuentra bien protegida por la policía, alberga abundantes edificios gubernamentales, como el Palacio Real de Rabat, actual sede del gobierno. Ordenada e institucional, cuenta con enclaves tan atractivos como el Mausoleo de Mohamed V, la tumba del padre de la independencia marroquí.

Entre los lugares singulares e inspiradores de Rabat conviene mencionar también el barrio judío de Rabat, la calle de los Cónsules y la hermosísima mezquita El Qoubba, cuyo acceso está prohibido a los no musulmanes.

Las 5 mejores razones para visitar Rabat

1. La medina

La medina amurallada de Rabat, construida en el siglo XVII, está llena de tiendas, locales y bazares para explorar.

2. Mar y playa

Disfruta de las cálidas arenas o practica surf en la playa de las Naciones, justo al norte de la ciudad. La zona de baño está limpia, pero deberás ser precavido y no adentrarte demasiado, por sus peligrosas y fuertes corrientes.

3. Una historia emocionante

Desde la antigua Casba de los Udayas, la fortaleza histórica, hasta el Museo Arqueológico de Rabat y Chellah, una fortaleza romana que data del 40 d. C., Rabat ofrece siglos de civilización por descubrir.

4. Parques hermosos

Rabat dispone de numerosos espacios verdes, incluido el extenso jardín d'Essais y los encantadores jardines andaluces localizados en la Casba.

5. Gastronomía deliciosa

Desde sus influencias bereberes nativas hasta la cocina francesa colonial y contemporánea de Oriente Medio y Europa, la escena gastronómica de Rabat tiene mucho que saborear, incluida una estupenda capacidad para preparar mariscos frescos excepcionales.

Qué hacer en Rabat

1. Retroceder en el tiempo en Chellah

El complejo amurallado de Chellah supone una estupenda instantánea de la vida medieval de los musulmanes, aunque en su origen fue una necrópolis. Esta fortaleza bereber cuenta con muchos detalles arquitectónicos característicos del Islam, como los altos minaretes de oración, los azulejos y las tumbas reales. Callejear por esta zona supone sentirse transportado a una época remota.

2. Moverse por la Casba de los Udayas

La Casba de los Udayas se encuentra junto a la Chellah, en la boca de Bu Regreg, y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Todavía conserva, intactas, las paredes de colores brillantes, las calles empedradas, la hiedra creciendo en sus muros y los bonitos e intrincados detalles perfectamente definidos en los marcos de las puertas. Pese a su sutil parecido con Santorini, a lo que contribuyen sus calles atmosféricas y sinuosas, esta zona palpita y transmite la esencia mística árabe, por lo que resulta única e inspiradora.

3. Admirar la mayor mezquita de Marruecos

La Gran Mezquita Hassan II es la más grande de Marruecos: su minarete es un rascacielos de 210 metros de altura. Si te colocas en su base y miras hacia arriba, te sentirás pequeño e insignificante. Aprecia la clásica arquitectura morisca al recorrer sus interiores palaciegos, admira sus extensas bibliotecas, sus hammams llenos de vapor, sus patios de refrigeración y sus majestuosas fuentes. En realidad, la mezquita está parcialmente construida en tierra y sobre el océano Atlántico.

4. Explorar la torre Hasán

La torre Hasán, que siempre fue el majestuoso minarete de una mezquita, forma parte ahora de un proyecto inacabado iniciado en 1195, que pretendía levantar una de las mezquitas más grandes del mundo. Al conservar parcialmente algunos de sus muros, sus columnas y sus rampas, proporciona una extraña sensación de mezquita al aire libre.

5. Relajarse en los Jardines Andaluces

Los Jardines Andaluces de Rabat también poseen un acusado sentido de la mística y la belleza antiguas. Construidos por los franceses durante su período colonial, los jardines se encuentran asociados a la Casba de los Udayas. Sus pasillos están hechos de piedra y azulejos, e incluyen fuentes antiguas y cuencos de agua, plantas, flores pequeñas, perfumadas y exóticas, así como dátiles que se balancean perezosamente con la brisa.

1. Retroceder en el tiempo en Chellah

El complejo amurallado de Chellah supone una estupenda instantánea de la vida medieval de los musulmanes, aunque en su origen fue una necrópolis. Esta fortaleza bereber cuenta con muchos detalles arquitectónicos característicos del Islam, como los altos minaretes de oración, los azulejos y las tumbas reales. Callejear por esta zona supone sentirse transportado a una época remota.

2. Moverse por la Casba de los Udayas

La Casba de los Udayas se encuentra junto a la Chellah, en la boca de Bu Regreg, y ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Todavía conserva, intactas, las paredes de colores brillantes, las calles empedradas, la hiedra creciendo en sus muros y los bonitos e intrincados detalles perfectamente definidos en los marcos de las puertas. Pese a su sutil parecido con Santorini, a lo que contribuyen sus calles atmosféricas y sinuosas, esta zona palpita y transmite la esencia mística árabe, por lo que resulta única e inspiradora.

3. Admirar la mayor mezquita de Marruecos

La Gran Mezquita Hassan II es la más grande de Marruecos: su minarete es un rascacielos de 210 metros de altura. Si te colocas en su base y miras hacia arriba, te sentirás pequeño e insignificante. Aprecia la clásica arquitectura morisca al recorrer sus interiores palaciegos, admira sus extensas bibliotecas, sus hammams llenos de vapor, sus patios de refrigeración y sus majestuosas fuentes. En realidad, la mezquita está parcialmente construida en tierra y sobre el océano Atlántico.

4. Explorar la torre Hasán

La torre Hasán, que siempre fue el majestuoso minarete de una mezquita, forma parte ahora de un proyecto inacabado iniciado en 1195, que pretendía levantar una de las mezquitas más grandes del mundo. Al conservar parcialmente algunos de sus muros, sus columnas y sus rampas, proporciona una extraña sensación de mezquita al aire libre.

5. Relajarse en los Jardines Andaluces

Los Jardines Andaluces de Rabat también poseen un acusado sentido de la mística y la belleza antiguas. Construidos por los franceses durante su período colonial, los jardines se encuentran asociados a la Casba de los Udayas. Sus pasillos están hechos de piedra y azulejos, e incluyen fuentes antiguas y cuencos de agua, plantas, flores pequeñas, perfumadas y exóticas, así como dátiles que se balancean perezosamente con la brisa.

Dónde comer en Rabat

Rabat es una ciudad en la que abundan los buenos restaurantes, los sabores exóticos y las experiencias gastronómicas inolvidables. Entre los locales gastronómicos recomendables figuran Dar Naji, Snack Royal, Bab Khebaz Café y Frituras de Sidi Fatah. Disfruta de los clásicos favoritos marroquíes, como el cuscús, a precios económicos en el Restaurant de la Libération, donde los platos principales comienzan a partir de 60 درهم. Ty Potes es uno de los muchos restaurantes franceses ubicados en la capital de Marruecos, el cual está especializado en crepes, galettes y otros platos ligeros. Por término medio, cenar en un restaurante de gama medio cuesta en Rabat unos 250 درهم.

Cuándo visitar Rabat

Rabat en junio
Precio estimado de hotel
34 €
1 noche en un hotel de 3 estrellas
Rabat en junio
Precio estimado de hotel
34 €
1 noche en un hotel de 3 estrellas

Los veranos en Rabat son cálidos y secos, mientras que los inviernos resultan suaves y húmedos, por lo que Rabat es un destino propicio durante todo el año, con una época preferente entre abril y noviembre, cuando las temperaturas oscilan entre los 21 y 26 ºC.

Datos proporcionados por weatherbase
Temperaturas
Temperaturas
Medio
Celsius (°C)
Datos proporcionados por weatherbase

Cómo llegar a Rabat

En avión

El aeropuerto de Rabat-Salé (RBA) se encuentra en Salé, a unos 8 kilómetros al noreste de Rabat. Una vez allí, un taxi hasta la ciudad te costará alrededor de 200 درهم. Además, la compañía Stareo Bus ofrece un servicio de autobús expreso hasta el centro, cuyos billetes cuestan 20 درهم.

En tren

Hay conexiones frecuentes de tren desde Marrakech, Fes y otros centros importantes en Marruecos, cuyos trayectos llegan a la estación de Rabat-Ville. Desde Casablanca a Rabat, el trayecto dura una hora y su precio es de 55 درهم.

En coche

Es posible conducir a Rabat desde Agadir o Casablanca, aunque es mucho mejor contar con un 4x4 en vez de con un sedán, por las características y el estado de algunas de las carreteras.

En autobús

Hay conexiones de autobús hacia y desde Rabat, así como a la mayoría de los enclaves principales de Marruecos, aunque no todos llegan a la estación central de Rabat. Desde Madrid, puedes viajar en autocar hasta Rabat a partir de 1015,95 درهم.

Aeropuertos cerca de Rabat

Aerolíneas que operan en Rabat

United Airlines
Bueno (2.840 opiniones)
Lufthansa
Bueno (2.153 opiniones)
American Airlines
Bueno (4.385 opiniones)
KLM
Bueno (350 opiniones)
Air France
Bueno (399 opiniones)
British Airways
Bueno (1.417 opiniones)
Delta
Excelente (3.051 opiniones)
Turkish Airlines
Bueno (1.325 opiniones)
Qatar Airways
Bueno (1.208 opiniones)
Emirates
Excelente (964 opiniones)
Iberia
Bueno (916 opiniones)
Air Canada
Bueno (1.418 opiniones)
Etihad Airways
Bueno (312 opiniones)
TAP AIR PORTUGAL
Bueno (539 opiniones)
Ryanair
Bueno (1.671 opiniones)
ITA Airways
Bueno (124 opiniones)
Vueling
Bueno (378 opiniones)
Malaysia Airlines
Bueno (48 opiniones)
Egypt Air
Bueno (126 opiniones)
Korean Air
Excelente (245 opiniones)
Ver más

Dónde alojarse en Rabat

1. Centre Ville es la zona céntrica de Rabat, la cual incluye la medina y gran cantidad de posibilidades de compras y restauración.

Barrios interesantes en Rabat

2. Agdal es un rico barrio poblado por inmigrantes franceses, en el que se ubican las estaciones de tren de Rabat.

3. Ville Nouvelle es la parte más moderna, en la que se encuentra el Mega Mall y diferentes zonas comerciales y restaurantes.

Dónde alojarse en zonas populares de Rabat

Los hoteles más reservados en Rabat

Hotel Le Diwan Rabat - MGallery
Excelente (8.4, 452 opiniones)
95 €+
Sofitel Rabat Jardin des Roses
Excelente (8.2, 675 opiniones)
201 €+
Dawliz Rabat Art & Spa
Excelente (8, 712 opiniones)
133 €+
Onomo Hotel Rabat Medina
Bueno (7.8, 1254 opiniones)
49 €+
Ver todos los hoteles

Cómo moverse por Rabat

Transporte público

Hay un servicio de dos líneas de tranvía que recorre la ciudad, cuya tarifa se sitúa en solo 6 درهم. Además, Rabat cuenta con un red más extensa de autobuses; los billetes cuestan a partir de 4 درهم.

Taxi

El servicio de taxis es accesible y fiable, especialmente los taxis azules denominados Petit Taxis. La tarifa mínima es de 5 درهم y la mayoría de los recorridos por la ciudad cuestan entre 25 درهم y درهم30.

Coche

Si deseas conducir por Rabat por tu propia cuenta, es mejor que te lo pienses dos veces. El tráfico resulta caótico y los accidentes son bastante frecuentes. En cualquier caso, puedes alquilar un coche en las sucursales de Surprice Car Rentals, diRENT y Sunny Cars distribuidas por la ciudad, desde 369 درهم al día.

El coste de vida en Rabat

Calles comerciales

La principal calle comercial de Rabat es la calle de los Cónsules, donde encontrarás trabajos artesanales locales, especialmente artículos de cuero, ropa y joyas.

Comestibles y otros

Carrefour y Acima son cadenas de supermercados presentes en Rabat con una buena selección de productos frescos e importados. Un litro de leche cuesta en ellos, aproximadamente, 7,50 درهم; y una docena de huevos, unos 14 درهم. Una cerveza en un bar te costaría 500 درهم; y un capuchino, 16,19 درهم.

Una comida barata
3,36 €
Unos vaqueros
42,17 €
Billete de transporte público
0,58 €
Capuchino
1,58 €
Otras ciudades populares en Rabat-Salé-Kénitra