Vacaciones en Aberdeen

Ver mapa
3 días
vie 29/12
vie 29/12
5 días
vie 29/12
± 3 días
5 días
Comparar KAYAK con |

Ofertas más populares de viajes a Aberdeen

VER TODAS LAS OFERTAS

Aberdeen es la tercera ciudad de Escocia y su puerto más importante. En la actualidad es una ciudad muy próspera gracias a los cercanos yacimientos petrolíferos en el Mar del Norte. No obstante, la importancia de la urbe viene de antaño. Algo que se descubre durante unas vacaciones en Aberdeen al pasear por su casco histórico repleto de monumentos como la Catedral de San Marchar o los edificios de su prestigiosa universidad.

Vacaciones en Aberdeen

La ciudad está perfectamente comunicada, tanto por su aeropuerto como por su importante puerto marítimo. Se trata del norte de Escocia y por lo tanto la época menos recomendable para visitarla es invierno, en cambio durante el verano suele haber muchos días secos y calurosos que invitan a ir a las cercanas playas. En definitiva, se trata de una ciudad de las islas británicas y por lo tanto el clima es inestable y su hora va de acuerdo al Meridiano de Greenwich.

Historia de Aberdeen

El tamaño de Aberdeen hace que sea fácilmente visitable durante unas vacaciones. Para conocerla es preciso caminar por sus calles, algunas tan interesantes como Union Street. Una gran vía abierta en el siglo XIX que lleva hasta el importante puerto. Allí está el Museo Marítimo, que relata la importancia de la vida marinera en el relato histórico de Aberdeen. Pero no es el único museo de Aberdeen. También es recomendable acudir a la Casa del Alcalde Skene, una mansión del siglo XVI cuya visita es gratuita.

No acaban aquí los reclamos monumentales visitables durante unas vacaciones en Aberdeen. También es imprescindible visitar la zona de la Universidad, donde destaca el King’s College, o llegar hasta la Catedral de San Marchar, un edificio de época normanda que ocupó un espacio de culto celta. Y por último, si se viaja a Aberdeen en verano hay que visitar sus playas, donde en los días muy calurosos es posible darse un baño.