Vacaciones en Glasgow

3 días
vie 2/2
vie 2/2
5 días
vie 2/2
± 3 días
5 días
Comparar KAYAK con |

Ofertas más populares de viajes a Glasgow

VER TODAS LAS OFERTAS

La ciudad de Glasgow está ubicada al suroeste del país, dentro del condado de Lanarkshire, más precisamente a orillas del Río Clyde. Su idioma oficial es el inglés pero también se habla el escocés y el gaélico. Su moneda es la libra esterlina y cuenta con una superficie de 175 kilómetros cuadrados. Unas vacaciones en Glasgow ofrecerán información sobre historia, cultura y tradiciones de la que supo ser una “ciudad real” basada en el comercio y el transporte.

Vacaciones en Glasgow: cómo llegar

Esta urbe escocesa dispone de dos aeropuertos, uno nacional y otro internacional. Este último, llamado Glasgow Prestwick, está a 46 km al suroeste del centro. Además, ofrece uno de los servicios de metro más antiguos del mundo, con vagones de color naranja que parten hacia el sur o el oeste. La zona horaria de Glasgow es +1 hora de Greenwich. El clima es diferente al que se puede encontrar en Reino Unido, al estar protegida por las colinas del valle de Clyde. Durante los meses de verano, de julio a septiembre, las temperaturas son elevadas, hasta 33°C. En invierno no suele nevar ni llover.

Vacaciones en Glasgow: qué conocer

Cualquiera que llega a esta ciudad debe conocer sus dos atractivos más importantes. El primero, la Catedral, construida en piedra en el siglo XII. Llevó 60 años finalizarla y luego sufrió varias remodelaciones, aunque se mantiene similar a la original. La segunda es la universidad, fundada en 1451 por una bula papal. En el siglo XVII se trasladó la sede a High Street, pero este edificio sigue siendo una atracción arquitectónica.

Tampoco hay que perderse en esta urbe City Chambers, construida en 1888 con escaleras de mármol y balcones lujosos, ni la Glasgow Cross, que marca el centro original de la ciudad medieval. Por último, es una ciudad futbolera y tiene cuatro equipos importantes. Sus estadios pueden ser visitados durante un encuentro o cuando no hay espectáculos.