Al navegar en nuestra web, confirmas que estás de acuerdo con el uso de cookies con fines técnicos, analíticos y de marketing. Más información. Cerrar

Vacaciones en Hialeah

Ver mapa
5 días
sáb 2/12
sáb 2/12
5 días
sáb 2/12
± 3 días
5 días
Comparar KAYAK con |

Ofertas más populares de viajes a Hialeah

VER TODAS LAS OFERTAS

El nombre de Hialeah se lo dieron sus primeros habitantes, los indios calusa. Esta ciudad forma parte del área metropolitana del condado de Miami-Dade, separada de la capital por unos kilómetros. Su cercanía a la metrópoli y a grandes atracciones naturales como los Everglades ha hecho de Hialeah una alternativa de vacaciones para muchos viajeros que visitan Florida. Su población es mayoritariamente latina y el español suena en sus calles tanto como el inglés.

Vacaciones en Hialeah: cómo aprovechar todas sus ventajas

El condado de Miami-Dade es accesible por avión gracias a sus dos aeropuertos, el Miami Internacional y el Palm Beach Internacional. Una vez allí se puede alquilar un coche y llegar a Hialeah por la Palmetto Highway, aunque las líneas de tren y tranvía Metrorail y Metromover comunican rápida y eficientemente todas las localidades del condado. La zona horaria es -5 hora central europea y el clima es cálido y seco todo el año. La mejor época para visitar Hialeah es entre febrero y junio.

Paisajes norteamericanos con sabor latino

Para disfrutar las vacaciones en Hialeah lo mejor es caminar y hablar. La mayoría de la población es latina y habla español: hay pequeños restaurantes cubanos por toda la ciudad y su oferta gastronómica es familiar y casera. La gallina rellena se ha convertido en un plato típico de la ciudad. Restaurantes como La Carreta atraen a gourmets de toda Florida. La calle 49 es el centro de la vida social y las compras, una alternativa a los grandes centros comerciales de Miami Beach.

Hialeah presume de sus parques. Milander Park y Russel Bucky Dent son grandes extensiones verdes donde toda la famlia puede pasear, con zonas para mascotas, instalaciones de picnic y juegos para niños. A las afueras los parques se transforman en auténticas reservas naturales donde practicar deportes como bicicleta de montaña o piragüismo: el Amelia Hearhart Park dispone de un lago propio.