Vacaciones en Agadir

Ver mapa
3 días
lun 25/12
lun 25/12
5 días
lun 25/12
± 3 días
5 días
Comparar KAYAK con |

Ofertas más populares de viajes a Agadir

VER TODAS LAS OFERTAS

La bahía de Agadir acoge frecuentemente a viajeros de toda Europa. Su playa de diez kilómetros ha sido distinguida entre las más bellas del mundo. Al lado, el Parque Nacional del Souss-Massa es un ""resort natural"" para flamencos, cigüeñas y aves que migran a Marruecos. Más de 300 días de sol al año, paisaje mediterráneo y el aire templado por el mar hacen a Agadir perfecta para vacaciones de aves y seres humanos.

Vacaciones en Agadir: la Costa Azul de África

Agadir es una ciudad moderna que dispone de hoteles y alojamientos típicos, con ofertas todo el año gracias a su clima constante y suave. La autovía A7 la comunica con Casablanca y el interior del país. Tolerantes y sociables, los agadireños comparten relaciones y zona horaria con Europa. Es el principal puerto de Marruecos y también puerto deportivo de primera clase: el ferry desembarca a apenas dos kilómetros del centro. El Aeropuerto Internacional de Almassira, a 25 kilómetros, se comunica con la ciudad por taxi y autobuses públicos.

Ecoturismo, compras y gastronomía

Pionera en turismo activo, Agadir dispone de escuelas de surf y snorkel. En el paseo marítimo de la Corniche el viajero disfrutará de una playa de nivel internacional pero con identidad, y conocerá a marroquíes de vacaciones en Agadir y surfistas de todo el mundo. El Parque Sous-Massa acoge actividades para familias con niños, observación de aves y rutas en burro: los agadireños quieren a sus animales y les han ""reciclado profesionalmente"".

Además de destino de vacaciones Agadir es un puente entre la cultura árabe y bereber. En la Kasbah, el Zoco de las Joyas es un destino clave. En el de Suq al Had se citan la artesanía, especias y café. Aunque dicen que Marruecos sabe a cordero, los restaurantes de Agadir sirven pescado y marisco local en el plato nacional, el tajín, souvenir omnipresente para quienes quieren regresar llevándose una pizca del sabor de Marruecos.