Vacaciones en Quebec

Ver mapa
3 días
vie 22/12
vie 22/12
5 días
vie 22/12
± 3 días
5 días
Comparar KAYAK con |

Ofertas más populares de viajes a Quebec

VER TODAS LAS OFERTAS

Hace pocos años Ciudad de Quebec celebraba el cuarto centenario de su existencia. Una edad considerable para una ciudad norteamericana pero que no le ha hecho perder un ápice el encanto y atractivo que atesora. En unas vacaciones en Ciudad de Quebec el viajero conocerá unas de las ciudades canadienses más genuinamente francófonas en la que el inglés no puede competir con el dominante idioma galo.

El verano, momento ideal para ir de vacaciones a Ciudad de Quebec

Los inviernos son largos y fríos en Ciudad de Quebec (-5 hora de Greenwich) que, además, es un lugar en el que abundan las precipitaciones. El verano es el mejor momento para ir de vacaciones a Ciudad de Quebec, cuando las temperaturas son soportablemente cálidas y las horas de sol mucho mayores. El aeropuerto internacional Jean Lesage opera vuelos con las principales ciudades canadienses y estadounidenses y también con París. La ciudad cuenta con una amplia flota de autobuses públicos, que son la principal manera de moverse dentro de la localidad de la provincia de Quebec.

El centro histórico de la ciudad es Patrimonio de la Humanidad

Como más y mejor disfrutará el viajero de unas vacaciones en Ciudad de Quebec será conociendo el destino a pie, callejeando y perdiéndose. La zona conocida como la Ciudad Vieja está considerada Patrimonio de la Humanidad. Igualmente seductor resulta pasear por la Ciudad Alta y la Ciudad Baja. El Château de Frontenac, que fue utilizado como localización para una película de Hitchcock, es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad.

Cerca se encuentra la Catedral de Notre-Dame de Quebec, el principal templo católico de la ciudad. También son visitas interesantes la Basílica de Sainte Anne de Beaupre y las Cascadas de Montmorency, en la periferia de Ciudad de Quebec. La Place Royale, el barrio de Petit Champlain y el paseo Terrasse Dufferin son otros de los muchos encantos del destino.