Al navegar en nuestra web, confirmas que estás de acuerdo con el uso de cookies con fines técnicos, analíticos y de marketing. Más información. Cerrar

Vacaciones en San Simeon

Ver mapa
5 días
mié 1/11
mié 1/11
5 días
mié 1/11
± 3 días
5 días
Comparar KAYAK con |

Ofertas más populares de viajes a San Simeon

VER TODAS LAS OFERTAS

En California hay multitud de reclamos turísticos: metrópolis como San Francisco, playas como Malibú, parques temáticos como Disneyland o glamurosas bodegas. Sin embargo, unas vacaciones en San Simeón muestran un rincón californiano no muy famoso pero de gran interés turístico y con la ventaja de ser un lugar más económico que otros más conocidos. Una pequeña ciudad con una playa sin agobios y, en las proximidades, el Castillo Hearst como principal atracción cultural.

Vacaciones en San Simeón

San Simeón está entre Los Ángeles y San Francisco, donde existen dos aeropuertos internacionales y donde se alquilan coches para llegar hasta San Simeón circulando por la carretera costera. Un viaje por la carretera sumamente atractivo y que es el comienzo de las vacaciones en San Simeón. Allí es agradable viajar durante todo el año por el clima mediterráneo de esta zona del oeste de los Estados Unidos. Un estado donde rige la hora -5 de Greenwich.

Playa y cultura en San Simeón

La palabra que describe unas vacaciones en San Simeón es tranquilidad. El casco urbano no es excesivamente amplio pero bien dotado de establecimientos hoteleros, de bares y restaurantes. Y junto a él está la playa de San Simeón en la que siempre se encontrará sitio en su arena para tomar el sol y darse algún que otro baño en las aguas del océano Pacífico que llegan hasta San Simeón Bay.

Fuera del casco urbano de San Simeón se encuentran dos lugares de imprescindible visita durante unas vacaciones. Al sur está Moonstone Beach Park, una zona de playa rodeada por un parque en la que pasar toda la jornada haciendo picnic. Y al norte se halla el Castillo Hearst, construido por el magnate de la prensa William Randolf Hearst. Es interesante visitarlo y comprobar los parecidos y diferencias con el retrato del lugar que hizo Orson Welles en su famosa película Ciudadano Kane.