Guía para sacarle el máximo partido a tu visita a Tokio

Jon Johannsson
¿Te tienta Tokio?

Si vas a invertir unas vacaciones en ir a Tokio, más te vale tener claro cómo vas a aprovechar al máximo tu viaje. Por suerte para ti, nosotros te vamos a echar un cable. Nos hemos compinchado con la pareja de músicas y expertas en viajes Eli & Fur para darte los mejores consejos para explorar la capital japonesa. Echa un vistazo a lo que nuestras expertas viajeras tienen que decir y entra en KAYAK.es para planificar tu viaje.

Los neones iluminan la noche en Tokio\

¿Por qué deberías visitar la ciudad?

A pesar de su tamaño descomunal, Tokio es una de las capitales del mundo que siempre te recibe con los brazos abiertos. Hay un montón de barrios esperando ser visitados y explorados, cada uno con su propio estilo y ambiente. En Tokio, lo antiguo y lo moderno conviven sin problema allí donde vayas, y la tecnología más vanguardista (por ejemplo, robots y videojuegos) se mezcla con templos antiguos y tranquilos jardines. Eli & Fur dicen sobre Tokio: “Aquí verás unos contrastes alucinantes e interesantes que no verás en ningún otro lugar del mundo. De la gastronomía al estilo de vida, las tiendas, la gente y cómo se mueve la ciudad en general”.

¿Cuándo visitarla?

La primavera (de marzo a mayo) es la mejor época para visitar Tokio, en parte por las míticas flores rosas de sus cerezos, pero también porque después aumenta mucho la humedad y el transporte público se convierte en una sauna con ruedas. En otoño (entre octubre y noviembre) también es agradable explorar la ciudad. Tokio es famosa por sus colores otoñales, y los templos suelen celebrar preciosos festivales durante esta estación del año. Sin embargo, los precios de los vuelos suelen ser más caros que nunca en estos meses. Si te decides a viajar en otoño, como Eli & Fur, activa una alerta de precios de KAYAK para tener claro el mejor momento para reservar tu vuelo.

Los cerezos en flor en plena primavera en Tokio

Ten en cuenta la divisa

La divisa japonesa es el yen, y normalmente podrás conseguir yenes cambiando en un banco español o en el aeropuerto. Pero recuerda este consejo: no escatimes con el efectivo para el viaje. Muchos lugares no aceptan tarjetas de débito ni de crédito, y en Tokio no abundan los cajeros que funcionan con tarjetas no japonesas.

¿Dónde alojarte?

De albergues y hostales a hoteles cápsula, de hoteles caros a hoteles románticos (donde las parejas japonesas hacen sus escapadas), Tokio ofrece un montón de opciones de alojamiento. Si no vas a pasar mucho tiempo en el hotel (y no deberías), los hoteles cápsula no están nada mal. Al llegar, te dan el número de tu cápsula y una taquilla para guardar tu equipaje y efectos personales… ¡No olvides descalzarte!

Un hotel cápsula es una opción de alojamiento bastante original

A la hora de elegir el barrio donde alojarte, decídete por Ueno y Asakusa. Son más asequibles que otros barrios de la ciudad porque cuentan con más opciones de alojamiento, y los dos están a las afueras de la ciudad, aunque bien comunicados por tren con el resto de Tokio.

¿Qué comer?

Para aquellos que opinan que una ciudad es tan buena como su gastronomía, Tokio estará en lo más alto de su lista. Primero vamos a hablar de lo más obvio: el sushi. Hay muchos sitios donde podrás probar un sushi delicioso, pero no descartes los típicos Kaiten-zushi, locales donde el sushi pasa en cintas transportadoras por todas las mesas. Cuando pase delante de ti un plato de sushi que te seduzca, cógelo y que te aproveche. Cada plato suele costar unos 100 yenes, poco más de un euro.

También hay locales de tallarines, udon, soba o ramen, te sorprenderá la cantidad de opciones que hay. Hay locales buenos de tallarines y sopas en todo Tokio, tanto en restaurantes caros como en pequeños locales que venden tallarines en las estaciones de tren. Eli & Fur probaron el ramen en Tokio y esto fue lo que nos comentaron: “La comida es diferente, atrevida y riquísima. Además, tienes un montón de opciones en puestos callejeros, como udon, sushi o ramen, uno de nuestros preferidos. No hay nada comparable, está buenísimo y en cualquier esquina de Tokio podrás probar un ramen que hará que se te caiga la baba. Hay mil sabores y versiones por descubrir”.

Consejo experto: no te sorprendas si oyes a toda la gente a tu alrededor sorber sus tallarines ruidosamente, es bastante común en Japón. Así que ya sabes, allí donde fueres…

Hay <i>ramen</i> espectacular en todas las esquinas

Si te apetece probar la comida callejera, pásate por el mercado de Tsujiki. Allí encontrarás de todo, del clásico arroz con curry a sabrosas empanadillas al vapor, o incluso sushi para desayunar (¡sí, también se puede desayunar sushi!). Antes, el mercado de Tsujiki era donde se celebraba la subasta del atún, pero ahora tendrás que dirigirte al nuevo y más alejado mercado de Toyosu. Allí podrás ver a todos los chefs de Tokio competir para hacerse con el pescado más fresco.

Otra cosa que no puedes pasar por alto a la hora de elegir dónde comer en Tokio son los izakayas. Son bares típicos japoneses que también sirven comida. Busca locales con ofertas de tabehoudai (barra libre de comida), o si tienes sed, de nomihoudai (barra libre de bebidas). Cada barrio de Tokio tiene sus preferidos, pero en Shibuya y Shinjuku es donde más proliferan estos locales.

¿Dónde darte un baño cultural?

En Tokio tampoco faltarán lugares interesantes para los fanáticos de la cultura. El papel del sintoísmo y el budismo en la historia japonesa hace que la ciudad cuente con un buen abanico de preciosos templos que podrás visitar. Estos edificios suelen tener cientos o incluso miles de años, pero aún es fácil ver cómo dichas religiones siguen influyendo en la cultura actual del país.

Paseando por un templo japonés

Una cosa que no te puedes perder es escuchar los instrumentos musicales típicos japoneses. A Eli & Fur les hacía ilusión poder “ver cómo los músicos tradicionales japoneses tocan los tambores taiko y el shamisen [nota del editor: instrumento de tres cuerdas tradicional japonés]”.

Consejo experto: un buen lugar para escuchar música tradicional japonesa es el restaurante Kikkō, en el barrio de Asakusa. Allí podrás escuchar música en directo al mismo tiempo que pruebas la gastronomía típica japonesa.

Tambores tradicionales <i>taiko</i>

Una tradición milenaria que tampoco te puedes perder es la cultura onsen, con sus balnearios de aguas termales. Sé valiente, desnúdate y relájate a tope. Eli & Fur visitaron el balneario de Hakone (a una hora en tren de Tokio) y comentaron esto de su experiencia: “Fue el momento más relajante de todo el viaje, y nos encanta haber podido hacerlo. Los baños te dejan como nueva, y cuando salimos nos quedamos en la gloria. Además nos encantó bañarnos en un manantial termal rodeadas de montañas”.

Un <i>onsen</i>, típico manantial termal japonés

Cosas que no está de más saber

  • Japón utiliza enchufes estadounidenses, así que no olvides llevarte un adaptador.
  • ¡No dejes propinas! Puede considerarse de mala educación, así que paga solo lo que debas.
  • Los apretones de manos y los abrazos no son habituales. En vez de eso, asiente con la cabeza o inclínate hacia delante cuando te presentes.
  • Cuando vayas a un onsen, un hotel o cualquier lugar en el interior, fíjate a ver si hay zapatillas en el suelo. Si las hay, quiere decir que debes descalzarte y usarlas.
  • No mantengas una conversación privada por el móvil en un lugar público, se considera de mala educación. Si te llaman cuando estés en un restaurante o en el tren, busca un lugar discreto para atender la llamada.
Nombre, email o comentario no válido.

Google+