Al navegar en nuestra web, confirmas que estás de acuerdo con el uso de cookies con fines técnicos, analíticos y de marketing. Aquí puedes encontrar más información. Si estás de acuerdo, continúa navegando.

9 consejos para viajar solo con una mochila de mano

Amanda Festa
A todos nos ha pasado: encuentras un vuelo barato y cuando estás a mitad del proceso de reserva te das cuenta de que el precio se duplica si añades una maleta facturada o, en el caso de muchas aerolíneas de bajo coste, incluso si llevas una maleta de mano a bodo. Por desgracia, las tasas de equipaje se han convertido en una parte más de volar.

Sin embargo, los viajeros más ahorradores siempre podrán tirar del artículo personal que todas las aerolíneas te permiten llevar a bordo. Aunque las medidas varían de una aerolínea a otra, prácticamente todas te permiten llevar una mochila de tamaño estándar.

Pero, un momento, ¿cómo es posible que me quepa todo en una mochila de día? Si ya sabes la respuesta, entonces ¿a qué esperas para empezar a planificar tu próximo viaje? Si, por el contrario, no tienes muy claro cómo meter la plancha del pelo, diez pares de pantalones y 5 pares de zapatos…. entonces mejor que sigas leyendo y no te pierdas estos consejos.

Una vez que te hayas aprendido bien estos trucos, comienza a planificar tu próximo viaje en KAYAK. Usa la calculadora de tasas de equipaje para ver los precios finales de vuelos con equipaje incluido o, en este caso, solo con equipaje de mano.

Buscar vuelos

Busca una mochila buena

No dejes de lado la calidad cuando se trata de elegir una mochila.

Encontrar la mochila perfecta es prácticamente la mitad del trabajo. Busca una mochila que puedas llenar hasta el máximo de su capacidad y que cuente con diferentes compartimentos internos y bolsillos con cremallera, que te permitirán acceder rápido a cosas que necesites con frecuencia (como el teléfono o la cartera), sin necesidad de vaciar la mochila entera.

Si te preguntas si vas a utilizarlo, déjalo en casa

Si tardas 10 segundos en decidir si vas a necesitar un objeto o no, entonces mejor que lo dejes en casa. No importa si es un libro, la plancha del pelo o la supercámara de fotos, hazte la pregunta de si realmente es imprescindible para tu viaje y, después, vuelve a ponerlo en su sitio.

Mejor la calidad que la cantidad

Menos es más cuando se trata de viajar ligero de equipaje.

Invierte en básicos de viaje, como una camiseta de material antiarrugas, un vestido que pueda ponerse de varias maneras (como el Chrysalis Cardi), ropa de tejidos que se sequen con rapidez y calcetines de lana de calidad que puedas ponerte en varias ocasiones. Además, te recomendamos llevarte únicamente prendas que sepas que te vas a poner más de una vez.

Revisa bien tus productos de aseo

Averigua primero los productos de aseo que proporciona el hotel (llama o envía un email para informarte) para no tener artículos repetidos. Piensa bien los productos a los que puedes renunciar durante el tiempo que dure el viaje. Si vas a viajar una semana o menos, habrá muchos productos que no eches de menos. Además, a menos que te vayas a una isla desierta, puedes comprar los productos que necesites en el destino. Por último, recuerda siempre la regla de los 100 ml.

¡Comparte!

¿Para qué cargar con artículos repetidos que se pueden compartir?

¿Viajas con alguien? Entonces no necesitáis llevar todos de todo; puedes compartir cosas como la pasta de dientes o la espuma de afeitar. Dividir las cosas de aseo con otra persona te permitirá ahorrar espacio para otras cosas.

No lleves cosas repetidas

Ya sabes lo que dicen: en la variedad está el gusto. Sin embargo, esta última afirmación es la cruz de aquellos a los que les gusta viajar con equipaje ligero. Cuando se trata de llevar accesorios, elige solo uno para todo el viaje, ya sea un pañuelo, sombrero o unas gafas de sol.

Vete de compras en tu destino

La excusa que necesitabas para comprar souvenirs

A menos que vayas con un presupuesto ajustadísimo, ¿por qué no gastarte el dinero que te has ahorrado en el equipaje facturado en cosas nuevas? Cuando uno se compra ropa nueva con una historia detrás siempre es mejor. Eso sí, no vayas a comprar más cosas de las que puedas meter en tu mochila.

Prepara tu mochila con estrategia

Haz rollitos con la ropa en lugar de doblarla y ahorrarás un montón de espacio. También puedes usar bolsas pequeñas de compresión para optimizar aún más el espacio.

¡Capas, capas y más capas!

Ponte la ropa más pesada para ahorrar espacio.

Es cierto que esto te puede sonar muy repetido, pero este es el mejor consejo que te podemos dar. Si algo abulta u ocupa mucho espacio, ¡póntelo! Piensa en las botas más grandes, el abrigo de invierno, el jersey de punto de tu abuela, una bufanda o las gafas de sol. Una vez que estés en el avión puedes quitártelo todo (acuérdate de llevar una bolsa plegable ligera donde puedas meter toda esta ropa una vez que te sientes).

Ahora que ya tienes todos los consejos para viajar ligero de equipaje, ponte a buscar tu próximo viaje en KAYAK y olvídate de las tasas de equipaje.

Buscar vuelos y alojamiento

Nombre, email o comentario no válido.