Al navegar en nuestra web, confirmas que estás de acuerdo con el uso de cookies con fines técnicos, analíticos y de marketing. Aquí puedes encontrar más información. Si estás de acuerdo, continúa navegando.

Diez destinos ideales para quienes viajan solos

Olivia Burchea

Viajar solo puede ser una experiencia increíblemente gratificante y autocomplaciente. Organizar tus horarios, ir a tu ritmo y centrarte en las cosas que te gustan de viajar es un modo genial de relajarte y recargar pilas, sobre todo si en tu día a día estás pendiente de los caprichos y deseos de los demás.

Algunos destinos están mejor preparados que otros para quienes viajan solos. Hemos hecho una lista de los 10 destinos del mundo que no te deberías perder si viajas en solitario. Así que ahora… ¡reserva tu viaje!

Berlín, Alemania

En Berlín, todo el mundo se junta en los lugares públicos de la ciudad
En Berlín, todo el mundo se junta en los lugares públicos de la ciudad

Con una vida nocturna supermovida, comida riquísima (y barata) para dar y regalar, muy buen café, historia a raudales, arte y también naturaleza, la capital alemana tiene algo para todos los viajeros en solitario.

Berlín es una ciudad lo suficientemente grande como para ir a tu bola si quieres, pero cuenta con un montón de barrios acogedores que parecen pueblecitos, donde también podrás conocer gente y sentirte como un berlinés más en la cafetería que te pille más cerca. Algunos de los sitios que no te deberías perder son el karaoke al aire libre de Mauerpark los domingos, un recorrido por algunos de los espectaculares grafitis de Kreuzberg y Friedrichshain y contemplar la puesta de sol en el campo de aviación de Tempelhof.

Bilbao, España

Relájate durante horas en las numerosas playas cerca de Bilbao
Relájate durante horas en las numerosas playas cerca de Bilbao

Bilbao te ofrece un buen puñado de preciosas playas de arena en el Atlántico a las afueras de la ciudad, una arquitectura pintoresca, muy buena comida, gente amable y el icónico Museo Guggenheim. Es una ciudad pequeña, pero diversa y animada, con mucho que ofrecer. Pasa una mañana visitando museos y empapándote de cultura antes de probar las delicias típicas de la ciudad: en muchos bares y restaurantes podrás probar los típicos pintxos, la versión vasca de las tapas que se sirve acompañando una bebida y consiste en una rebanada de pan con una sabrosa combinación de ingredientes por encima sujetados por un palillo.

Más tarde, vete a la zona del litoral en su moderno y elegante metro para dar un paseo por su abrupta costa, un momento perfecto para ordenar tus pensamientos.

Gotemburgo, Suecia

La segunda ciudad sueca tiene un ambiente alternativo y es una ciudad fácil de explorar a pie. Hay un montón de arte por toda la ciudad y es una base de operaciones ideal para explorar algunas de las zonas naturales más accesibles de Suecia.

Piérdete por sus calles y acaba en una de las cafeterías modernas de la calle antigua de Haga, aprende algo nuevo en el museo de ciencias Universeum y rodéate de verde en el tranquilo parque Slottsskogen. Para salir de la ciudad, coge uno de los muchos ferris que te permitirán explorar el archipiélago de las islas del Mar del Norte, o recorre la rocosa costa en coche hacia el sur. Kulak, a solo 20 kilómetros de distancia, es un lugar especialmente mágico para ver la puesta de sol sobre las formaciones de roca que conforman la playa y parecen salidas de otro mundo.

Český Krumlov, República Checa

Český Krumlov, una acogedora ciudad perfecta para viajar solo
Český Krumlov, una acogedora ciudad perfecta para viajar solo

Un destino popular para pasar el día desde Praga, esta bohemia ciudad medieval de cuento de hadas, construida en una curva del río Vltava, es un sueño hecho realidad.

Por las tardes se llena de turistas llegados de la capital, pero si te quedas a pasar la noche, te despertarás con toda la ciudad casi exclusivamente para ti. Explora los magníficos jardines del castillo, sube a la colina Křižek para disfrutar de las vistas sobre la ciudad y el campo que hay detrás, prueba platos típicos checos en los restaurantes de la ciudad (cuquis hasta decir basta), recorre sus calles laberínticas o pasa una tarde de relax descendiendo el río.

Chiang Mai, Tailandia

Si haces senderismo en Tailandia, disfrutarás de paisajes verdes y exuberantes
Si haces senderismo en Tailandia, disfrutarás de paisajes verdes y exuberantes

Esta ciudad del norte de Tailandia tiene un ambiente supermoderno a pesar de ser relativamente pequeña y fácil de recorrer, es muy densa, tiene un montón de sitios chulos que descubrir, como cafés, espacios de arte alternativo, bares con música en directo y, por supuesto, toda la famosa y deliciosa gastronomía tailandesa.

Los lugareños son de lo más hospitalarios, y aunque viajes solo, te sentirás bien recibido. Además, hay un montón de cosas que puedes hacer para conocer a otros viajeros, ya sea dar un curso de cocina, hacer una excursión en bici o una ruta de senderismo organizada a las afueras de la ciudad.

Penang, Malasia

Empápate de los muchos colores de Penang
Empápate de los muchos colores de Penang

Con un montón de grafitis, arquitectura colonial un tanto desvencijada, excelentes cafeterías y buena comida, Penang lo tiene todo, la verdad. Además, es un destino muy popular en general, así que no estarás solo a menos que te apetezca.

Dedica algún tiempo a perderte por las coloridas calles del casco viejo para dar con sus muchos e increíbles grafitis muy bien conservados, probar la comida típica de la región (de laksa a rojak) y salir de Georgetown para coger el funicular hasta la colina de Penang y descansar un poco del calor y disfrutar de unas preciosas vistas de la isla.

Vancouver, Canadá

La tercera ciudad más grande de Canadá es increíblemente diversa, tanto en población como en lo que tiene que ofrecer. Tiene para todos los gustos: museos de nivel mundial, decorados del cine y series que explorar, conciertos para aburrir, platos increíbles de gastronomía internacional y paisajes naturales espectaculares al alcance de la mano.

No te debes perder el Museo de Antropología, premiado por su arquitectura, que alberga una impresionante colección de arte de las Naciones Originarias de Canadá, coger una góndola hasta la Montaña Grouse para disfrutar de un paisaje alpino a solo un cuarto de hora del centro y ver a músicos tocar en directo en algunos de los muchos locales de Granville Strip.

Lago Titicaca, Bolivia y Perú

Cielos y aguas azules en el lago Titicaca
Cielos y aguas azules en el lago Titicaca

El lago Titicaca cuenta con dos ciudades principales que vale la pena visitar: Copacabana en el lado de Bolivia y Puno en el lado de Perú. Ambos son lugares ideales para explorar el lago más alto del mundo. En Copacabana podrás hacer senderismo y ver puestas de sol hasta que te hartes, y hay excursiones de medio día en barca hasta las islas flotantes de los uros, hechas de totoras (planta similar a los juncos) desde Puno. En ambos lados del lago recibirás una cálida bienvenida, aunque el lado boliviano suele ser más barato y es el preferido por los mochileros, perfecto si quieres conocer a otros viajeros de visita por la región.

Un consejo: no te dejes engañar por las fotos soleadas de la región. De noche hace mucho frío, así que ven bien preparado.

Cotswolds, Reino Unido

Los montes Cotswold, una extensa región situada en el sur de Inglaterra, entre Stratford-upon-Avon y Bath, es un lugar estupendo para todos los amantes de la naturaleza. Hay innumerables ejemplos de jardines típicos ingleses (muchos anexos a mansiones) que se pueden visitar en la zona, entre los que destacan Painswick Rococo Garden, Westonbirt Arboretum, Bourton House Garden y Hidcote Manor Garden.

Además, es uno de los mejores sitios del Reino Unido para hacer senderismo, puesto que cuenta con cientos de kilómetros de rutas bien señalizadas. La guinda del pastel es que la gente de la zona es amable y habladora, así que aunque hagas una ruta en solitario, no tardarás en conocer a otros senderistas.

Queenstown, Nueva Zelanda

Actívate en Nueva Zelanda
Actívate en Nueva Zelanda

La pequeña ciudad de Queenstown, en el lago Wakatipu, es un lugar excelente para hacer deporte tanto en invierno como en verano. Además, su ubicación es perfecta para explorar la región vinícola de Otago Central.

En invierno hay un montón de pistas para hacer esquí o snow en la zona, mientras que en verano, muchos picos cercanos cuentan con rutas bien señalizadas que valdrá la pena recorrer para disfrutar de unas vistas impresionantes de los Alpes Neozelandeses. Puenting, parapente, rafting y paracaidismo también son actividades populares que podrás practicar fácilmente en Queenstown. Por supuesto, podrás compartir estas actividades con más gente si te apetece tener compañía.

Nota: los precios se basan en los datos más recientes extraídos de KAYAK.es. Los precios más bajos se muestran primero, sin importar las fechas específicas a las que haga referencia el artículo. Los precios están en EUR. Los precios de los vuelos son para un billete de ida y vuelta en clase económica. Los precios de los hoteles son para una habitación doble con impuestos y tasas incluidos. Los precios están sujetos a cambios, pueden variar o no estar disponibles.

Nombre, email o comentario no válido.