Al navegar en nuestra web, confirmas que estás de acuerdo con el uso de cookies con fines técnicos, analíticos y de marketing. Aquí puedes encontrar más información. Si estás de acuerdo, continúa navegando.

8 cosas que te pasarán al preparar un viaje

Kirsten McCroskrie
Kirsten McCroskrie

Total que te has atrevido, ¡has encontrado el vuelo perfecto en KAYAK y lo has comprado!

Ahora te esperan unas vacaciones de lujo que llevabas mucho tiempo esperando. ¡Qué pasada! Pero entre organizar los vuelos y el hotel (que también encontrarás en KAYAK, que lo sepas) y tu llegada al aeropuerto, todavía tienes mucho que planear.

Aunque te vayas a embarcar en la aventura de tu vida o necesites un chute de vitamina D que piensas conseguir en Croacia, seguro que te pasarán estas cosas cuando prepares tu viaje. ¿No nos crees? Entra en KAYAK para buscar un vuelo y compruébalo por ti mismo. Te apostamos lo que quieras a que te ves en una de estas situaciones…

Busca vuelos y alojamiento en KAYAK

Comprobarás mil veces los detalles

Eres una persona adulta que funciona razonablemente bien. No vas por la vida chocándote contra las farolas (no te pasa mucho) ni le das el PIN de tu tarjeta de crédito a cualquier desconocido. Pero no sabes qué tienen las reservas de vuelos que te hacen dudar de todo, y te pasas cinco minutos al día comprobando si has metido tus datos personales y la confirmación de tu vuelo correctamente. También te aseguras de que la fecha es la correcta. Y revisas tropecientas veces que has reservado hotel en París, Francia, y no en París, Texas.

Consejo profesional: inicia sesión en KAYAK Trips, así podrás guardar todos los detalles de tu reserva en el mismo lugar y no tendrás que rastrear correos para comprobar las confirmaciones de tus vuelos, porque estará todo en una misma página.

Harás la maleta un montón de veces

Te dará el típico subidón de adrenalina previo a las vacaciones y te lanzarás a comprar mil cosas en Internet que te llegarán a la oficina. Te las llevarás a casa y te lo probarás todo… para después devolver la mitad. Meterás la otra mitad en la maleta, donde se pasará semanas hasta que te percates de que tus modelos vacacionales del año anterior siguen casi sin estrenar. Volverás a vaciar la maleta y empezarás otra vez. Creerás que está todo en orden. Luego te acordarás de que al hacer la reserva solo habías pagado una maleta pequeña, así que no te quedará más remedio que volver a sacarlo todo…

Consejo profesional: ¿No quieres que se te vaya de precio? Cuando busques en KAYAK, usa la casilla de “Equipaje facturado” que verás encima de los resultados de búsqueda de tu vuelo. Selecciona el número de maletas que te vayas a llevar y verás cómo se actualiza el precio como por arte de magia. Así podrás saber fácilmente si tu equipaje está o no incluido en el precio total del vuelo.

Hacer el equipaje te llevará más de un intento

Aburrirás a todos los que tengas cerca

Te las apañarás para sacar el tema de tu viaje como mínimo una vez al día. A Lucía, la del departamento de finanzas, le trae sin cuidado si has reservado ya un taxi desde el aeropuerto, pero seguro que le sacas el tema a la hora del café. Tus compañeros de trabajo acabarán de ti hasta el gorro, ¡pero te da igual porque te vas de vacaciones!

Tu presupuesto de viaje se desmadrará cada vez más

Cuanto más se acerca el viaje, más manga ancha te das con los gastos. De repente, tu presupuesto de 60 euros al día pasará a ser de 80 euros diarios, y luego decidirás redondearlo a 120. Después verás el tipo de cambio y ajustarás un poco tus expectativas.

Tu presupuesto subirá como la espuma

Mirarás obsesivamente el tiempo que hará

Siempre te pasa lo mismo. Lo miras el día que reservas el vuelo: siete días de sol con 30 grados y sin una sola nube. Perfecto. Luego, un día en la oficina, lo vuelves a comprobar para animarte un poco. Vaya… ¿Por qué ahora pone 27 grados y nublado el segundo día del viaje? Al final acabarás mirando el tiempo compulsivamente todos los días sin falta.

Por favor, que haga sol, por favor.

Tendrás un ataque de pánico en plena noche

Te despertarás en mitad de la noche, dos días o tres antes del vuelo. “Seguro de viaje”, murmurarás por lo bajo. Empezarás a hacer listas en el móvil como si no hubiera un mañana para recordarte que todavía no has ido a por los dólares al banco. Y tampoco has comprobado el pasaporte. Ataque de pánico…

Te comprarás algo que no vas a necesitar

Te darás el capricho de comprar algunas cosas necesarias unos días antes de volar. Y aunque te has hecho con algunos objetos importantes y prácticos, también has comprado cosas menos necesarias y has hecho alguna que otra compra compulsiva. ¿A que al final no usas la mini tabla de planchar de viaje?

Y se te olvidará algo que sí vas a necesitar

Las maletas están hechas. Caso cerrado, vas camino del aeropuerto. Es una pena que hasta que no llegues a tu destino, no te darás cuenta de que te has olvidado las chanclas. Pero no pasa nada, por la playa se va mejor descalzo…

A veces no puedes prepararte para absolutamente todo. Pero, por lo menos, si reservas un vuelo con KAYAK, sabrás que viajarás de forma más inteligente. Busca vuelos, hoteles y coches de alquiler en KAYAK.es y reserva un vuelo que te haga ilusión.

Nombre, email o comentario no válido.