Al navegar en nuestra web, confirmas que estás de acuerdo con el uso de cookies con fines técnicos, analíticos y de marketing. Aquí puedes encontrar más información. Si estás de acuerdo, continúa navegando.

7 trucos para sobrevivir a un vuelo de muchas horas

Jon Johannsson

Lo mejor de coger un vuelo de muchas horas es que cuando te bajes del avión, te habrás cruzado medio mundo.

Ya sea un vuelo de siete horas a Nueva York o el vuelo más largo que se puede hacer, de Auckland a Doha (más de 18 horas y 14 500 kilómetros), vas a necesitar un plan para preparar tu próximo viaje. Echa un vistazo a estos consejos para tu próximo vuelo de muchas horas y entra en KAYAK.es para encontrar tu próximo viaje.

1. Programa tu reloj biológico antes del vuelo

Vayas donde vayas, te resultará mucho más fácil volar si programas tu reloj biológico conforme a la zona horaria de tu destino. Para ello, igual tienes que acostarte más tarde o despertarte antes de lo normal durante varios días antes del vuelo. Las aerolíneas de vuelos transatlánticos suelen sincronizar su iluminación y horarios de comidas con el destino, así que mejor preparar tu cuerpo con antelación.

Una almohada cómoda puede ser clave para planchar la oreja durante buena parte del vuelo.

2. Lleva algunos artículos de higiene básicos en tu equipaje de mano

Mete algunos productos de tamaño viaje (menos de 100 ml) en tu maleta de mano: enjuague bucal, cepillo de dientes, gel antiséptico, desodorante y, sobre todo, toallitas. Estos artículos te harán sentirte más fresco en vuelos de muchas horas. Como el ambiente de los aviones es muy seco, lleva también hidratante, cacao y gotas para los ojos.

Busca vuelos

3. Llévate algo de comer y una botella de agua vacía

Vas a estar atrapado en un cilindro de aluminio surcando el cielo durante varias horas, así que planifica bien el vuelo. Llévate algunas cosas que te gusten para picar (cualquier producto lácteo no pasteurizado o fresco te lo tendrás que comer o dejarlo antes de llegar a destino). Llévate también una botella que puedas rellenar con agua una vez pasado el control de seguridad, ¡y no se te ocurra volver a pagar 3 euros por un botellín de agua!

4. Planifica tu entretenimiento durante el vuelo

Organiza bien tu entretenimiento durante el vuelo si piensas quedarte despierto. Si viajas con portátil, iPad, móvil o cualquier dispositivo que dependa de una batería, asegúrate de cargarlo antes o poder cargarlo durante el vuelo. Puedes comprobar si la aerolínea ofrece algún entretenimiento durante el vuelo, pero ten cuidado, las consolas del avión pueden fallar o llevar series y películas que ya hayas visto.

Ponte los cascos y entretente durante el vuelo hasta que te quedes sopa

5. Vístete con ropa cómoda

No nos cansamos de decirlo: viaja con ropa cómoda. Desde siempre, existe el mito de que si vas bien vestido, te meterán de gratis en primera clase. Pero la verdad es que es poco probable. En vez de eso, vístete como si pensaras pasarte el día viendo un maratón en la tele con varios desconocidos. Y haznos caso, no te arrepentirás.

6. Encuentra la almohada adecuada

Hacerte con la almohada perfecta para el cuello puede marcar la diferencia entre dormir varias horas durante el vuelo o tener que visitar a un fisioterapeuta cuando llegues a destino. Hay opciones para dar y regalar: inflables, originales, duras, blandas… Pero el aeropuerto no es el mejor lugar para encontrar la almohada de tus sueños. Cómprate una que te resulte cómoda antes del viaje y, sobre todo, que te quepa en la maleta de mano.

Busca vuelos

7. Muévete

Un aspecto importante antes, durante y después del vuelo. Una carrera o una sesión rápida de gimnasio antes de volar te ayudarán a coger el sueño más fácilmente durante el trayecto. Dar un paseo por el pasillo del avión y hacer algunos estiramientos te vendrá muy bien para relajarte. Remátalo con una sesión breve de ejercicio cuando llegues a destino y tendrás menos problemas de sueño durante el viaje.

 


 

¿Estás convencido de que quieres comprarte un vuelo transatlántico? Aquí tienes algunos destinos populares de vuelos de muchas horas que podrás buscar ahora mismo en KAYAK.es.

Tokio

En esta emocionante capital pasan cosas a todas horas. Los amantes de la comida podrán probar un restaurante de sushi de categoría mundial y disfrutar con las deliciosas creaciones de chefs expertos en locales como Sukiyabashi Jiro y Sushi-sho. Como es la sede y el lugar donde nació Nintendo, Tokio tiene infinitos salones de juegos donde podrás recorrer toda la historia de los videojuegos. Podrás jugar a Super Potato en consolas de los años 80 y probar los juegos más novedosos en el barrio de Akihabara.

Los Ángeles

Da igual que vayas de compras, a ver a tu actor preferido o a mejorar tu bronceado, Los Ángeles es un destino ideal todo el año. Puedes visitar lugares y calles típicas del mundo del espectáculo y escuchar anécdotas sobre las vidas de los famosos, darte un chute de adrenalina en las atracciones de Universal Studios o mimar a los niños con una visita a Disneyland California. Los apasionados de la moda visitan Los Ángeles por sus boutiques, así que si tienes ganas de quemar tu tarjeta de crédito, acércate a las tiendas de Beverly Center o Robertson Boulevard para descubrir los últimos diseños de Chanel, Kitson, Tommy Hilfiger y muchos más.

Hong Kong

Esta ciudad en una isla lo tiene todo: preciosos paisajes, vida nocturna y entretenimiento, tiendas espectaculares y una gastronomía entre las mejores del mundo. Vayas donde vayas en Hong Kong, encontrarás una sofisticada mezcla de Oriente y Occidente, surgida de los días en que la isla fue colonia británica y de su pasado mandarín y cantonés. Hay gente de toda China que tiene casa en Hong Kong, así que conocerás a gente de Shanghái, Fujian, Sichuan y también a inmigrantes de todo el mundo.

Nota: los precios se basan en los datos más recientes extraídos de KAYAK.es. Los precios más bajos se muestran primero, sin importar las fechas específicas a las que haga referencia el artículo. Los precios están en EUR. Los precios de los vuelos son para un billete de ida y vuelta en clase económica. Los precios de los hoteles son para una habitación doble con impuestos y tasas incluidos. Los precios están sujetos a cambios, pueden variar o no estar disponibles.

Nombre, email o comentario no válido.